La máquina de soldadura a tope también se conoce como soldadura de resistencia o de corriente. Utilizando la resistencia entre las superficies de contacto de los 2 elementos, se pasa la electricidad con bajo voltaje y una corriente alta, con el cual ambas superficies de contactos de los metales se calientan al instante para derretirse y después fusionarse. A continuación hablamos sobre los tipos de máquinas de soldadura tope.

Tipos de Máquinas de soldadura a tope

Máquina de Soldadura a tope por resistencia

Es aquella que realiza el proceso de soldadura para materiales conductores de electricidad. Los componentes deben estar presionados entre sí para mantener el contacto en toda la superficie de la sección transversal.

La corriente calienta el punto de soldadura a la temperatura de fusión. Cuando esta se alcanza, se interrumpe el flujo de corriente y los componentes se recalcan firmemente por el movimiento de avance de los electrodos.

Los componentes se fijan firmemente en mordazas de sujeción que sirven tanto como electrodos para la transmisión de corriente como para la transmisión de la fuerza. Para un resultado de soldadura óptimo es necesario que estén limpios los puntos de unión de los componentes a soldar.

Las ventajas de la soldadura a tope por resistencias son:

  1. El tiempo del procedimiento es bastante corto.
  2. No requiere materiales consumibles, como varillas para soldar u otro material.
  3. Realiza una operación segura con baja tensión.
  4. Es ecológica y limpia.
  5. Ofrece una unión electromecánica muy fiable.

Máquina de Soldadura a tope por fusión

Es aquella que realiza proceso de unión de dos elementos donde el material principal se calienta a temperatura muy alta, superando el punto de fusión, y se aprovecha el estado líquido para lograr la unión por fusión de todos los elementos.

La máquina realiza varios tipos de calentamiento para la soldadura por fusión, como son por contacto de alta y baja frecuencia y por inducción entre otros.

Las ventajas de la soldadura a tope por fusión son:

  1. Reduce el consumo de electricidad al ser un calor orientado directamente a los labios de los flejes.
  2. Ayuda a minimizar el tiempo de calentamiento, el cual reduce la oxidación y minimiza los tiempos de producción.
  3. No existe contacto físico entre la inducción de la bobina y el fleje, por lo que se realiza un mantenimiento menor.
  4. El proceso de limpieza es bastante simple.
  5. Disminuye la zona afectada de forma térmica, por lo que se consume mucha menos energía.
  6. Disminuye el riesgo de accidente en un ambiente laboral en comparación a procesos convencionales.

Debido al excelente rendimiento y también a la facilidad de implementación, todos los equipos se han generalizado en el campo industrial, en especial en la empresa automotriz.

La máquina a escoger dependerá de las características de los materiales a utilizar, las uniones que se soldarán, los diferentes perfiles de los materiales que se procesan, etc.

Estas máquinas se utilizan constantemente en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *